DerechosHumanos.net

Herramientas para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos

Este Portal usa cookies.

Si usa nuestro Portal, acepta

nuestra Política de cookies

COLABORE con nosotros




  Loading

 

Lista de Derechos Humanos

Listado de Derechos Humanos

 

Tabla de Derechos Humanos 2.0

Lista de los derechos humanos con las normas y los mecanismos establecidos para su protección:

- Tabla de Derechos Humanos 2.0 -

 

Protección de los Derechos Humanos

Medidas de protección de los DDHH

Derechos de las víctimas

 

Presentación de DENUNCIAS

por violación de derechos humanos

Mecanismos de denuncia

Cómo denunciar (recomendaciones)

 

Órganos  y Mecanismos de denuncia, supervisión y control

* Sistema de Naciones Unidas:

Consejo de Derechos Humanos

 

 - Procedimiento de denuncia

 

 - Examen Periódico Universal (EPU)

Procedimientos especiales

Órganos de los Tratados (Comités)

* Sistema Europeo:

Tribunal Europeo de DDHH (TEDH)

Tribunal de Justicia de la UE (TJUE)

Comisión Europea

* Sistema Interamericano:

Corte Interamericana de DDHH

Comisión Interamericana de DDHH

* Sistema Africano:

Corte Africana de DDHH

Comisión Africana de DDHH

* Otros mecanismos

 

La lucha contra la corrupción

- 

Corrupción y Derechos Humanos

 

ABOGADOS defensores de los Derechos Humanos

Abogados y derechos humanos

 

Colaboraciones

- 

Patrocinios

- 

Donaciones

 

Portal Web

- 

Condiciones de uso

- 

Uso de cookies

- 

Titularidad web

 

Contactar

Contactar

 

ETICERT

Certificados y sellos éticos

 

 

EL GENOCIDIO DE GUATEMALA

 

Ficha Técnica del Libro  -  Índice  - Autor: Prudencio García

 

AGRADECIMIENTOS

A la Comisión de Esclarecimiento Histórico de la ONU sobre Guate­ma­la, a la que nos honramos en pertenecer como consultor in­ter­nacional durante cuatro meses inolvidables, y en la que tuvimos conoci­miento y plena evidencia de los más atroces hechos violatorios de derechos humanos jamás conocidos en Guatemala y en América Latina en su totalidad.

A la División de Derechos Humanos de ONUSAL (Misión de la ONU en El Salvador), en la que también tuvimos el honor de trabajar durante veinte meses como responsa­ble del área militar de dicha División, en la que obtuvimos impagables conocimientos sobre los comporta­mien­tos militares en Centroamérica.

Nuestro reconocimiento, igualmente, al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Dere­chos Humanos (ACNUDH) de Ginebra, por contar en su día con nuestra doble aportación como asesor y como profesor para sus cursos dirigidos a militares centroame­ricanos, encomen­dándonos en ellos la materia "Los Derechos Humanos en la Moral Militar actual", tan similar al tema central de la presente obra. Experiencia siempre enriquecedora, por realizarse, una vez más, en directo contacto con los protagonistas del fenómeno que se trata de estudiar y corregir.

A la ODHAG (Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala), por su admirable, valeroso e incontestable informe REMHI (Proyecto para la Recuperación de la Memoria Histórica), impulsado y dirigido por el obispo monseñor Juan Gerardi, asesina­do dos días después de presentar el informe en cuestión. Gratitud obligada a quien, al frente de sus equipos de investigadores, fue capaz de conseguir el milagro de que miles de testigos y supervivientes de las masacres perpe­tradas contra la población civil guatemalteca, que durante tantos años permanecieron enmude­cidos y paralizados por el terror, asumieran el riesgo de hablar de lo que vieron y sufrieron bajo aquella implacable represión. Quede, pues, en estas páginas obligada constancia de nuestro agradecimiento hacia una personalidad que, al margen de su jerarquía eclesiástica, y aunque sólo fuera en su calidad de investigador e indomable defensor de los dere­chos humanos (lo que le valió en su día per­se­cución y exi­lio, y finalmente la muerte), se hizo acreedor de nuestro respeto y reconocimien­to, y a quien, por encima de las bajezas y calumnias que le han perseguido incluso después de su desapa­rición, rendimos el homenaje de afecto y admiración que en justicia le corresponde, como uno de los más heroicos defen­sores de la verdad y de los derechos humanos que América Latina ha aportado a la humanidad. Homenaje que unimos al merecido por la figura de monseñor Oscar Arnulfo Romero, arzo­bispo de El Salvador, igualmente asesinado en 1980 por su defensa de la misma causa: la de los más débiles y oprimidos por las injustas estructuras sociales de América Central.

En el campo académico, nuestro agradecimiento a aquéllos que, además de favore­cernos con su amistad personal, nos enriquecieron con sus conocimientos a través de sus escritos, sus desarrollos teóricos y su propia investigación. Entre ellos, los profesores Charles Mos­kos (North­western University de Chicago), Juan J. Linz (Yale Univ.), Richard Millet (Southern Illinois Univ.), Stephen Cimbala (Pennsylvania State Univ.), Jorge Tapia Valdés (Universidad de Chile), Er­nesto López Meyer (Universidad Nacional de Quilmes-Bue­nos Aires), José Enrique Miguens (Universidad de Buenos Aires) y Edelber­to Torres Rivas (Univer­sidad de Costa Ri­ca). A otros investigadores a quienes nunca conocimos personal­mente, como Sid­ney Axinn (Phila­delphia Univ.), Herbert Kelman (Har­vard Univ.) y Lee Hamil­ton (Ma­ry­land Univ.), por haber profun­dizado en sus obras, con admirable honesti­dad, en el arduo terre­no de la obedien­cia debida e indebida, dentro de los ámbitos más complejos de la moral militar y policial.

Y, terminando por nuestro ámbito profesional, nuestra especial gratitud a aquellos militares españoles de la generación que nos precedió –po­cos y concretos- que no sólo fueron nuestros jefes sino, mucho más aún, nuestros maestros en materia de moral militar democrática: Juan Cano Hevia, Miguel Iñiguez, y los recientemente desaparecidos José Gabeiras y Luis Pinilla. Así como, en lugar destacado, aquél que cargó sobre sus hombros las más pesadas, difíciles y muchas ve­ces amargas respon­sa­bi­lidades militares en nuestra transición: el ya fallecido pero inol­vi­dable capitán general Manuel Gutiérrez Mellado. Ejemplar jefe y maestro inta­cha­­ble, con el que la democracia española tie­ne contraída una inmen­sa deuda de gratitud, que las generaciones más jóvenes difícil­men­te pueden hoy conocer y valorar. Inevitable­mente, siempre son pocas las personas a las que, dentro del propio ámbito estamental, podemos reconocer esa categoría de maes­tros, mucho más alta que la de jefes. Nuestro afecto y gratitud a aquéllos a quienes debe­mos buena parte de lo que so­mos.


 
 

Ficha Técnica del Libro  -  Índice  - Autor: Prudencio García


Páginas relacionadas:

Crímenes de Genocidio y Contra la Humanidad

Página sobre la tortura

Informe REMHI

Procesos judiciales y Comisiones de la Verdad por graves violaciones de derechos humanos

Tabla normativa básica de concordancias entre normas en relación a violaciones de derechos humanos