DerechosHumanos.net

Herramientas para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos

Este Portal usa cookies.

Si usa nuestro Portal, acepta

nuestra Política de cookies

COLABORE con nosotros




  Loading

 

Lista de Derechos Humanos

Listado de Derechos Humanos

 

Tabla de Derechos Humanos 2.0

Lista de los derechos humanos con las normas y los mecanismos establecidos para su protección:

- Tabla de Derechos Humanos 2.0 -

 

Protección de los Derechos Humanos

Medidas de protección de los DDHH

Derechos de las víctimas

 

Presentación de DENUNCIAS

por violación de derechos humanos

Mecanismos de denuncia

Cómo denunciar (recomendaciones)

 

Órganos  y Mecanismos de denuncia, supervisión y control

* Sistema de Naciones Unidas:

Consejo de Derechos Humanos

 

 - Procedimiento de denuncia

 

 - Examen Periódico Universal (EPU)

Procedimientos especiales

Órganos de los Tratados (Comités)

* Sistema Europeo:

Tribunal Europeo de DDHH (TEDH)

Tribunal de Justicia de la UE (TJUE)

Comisión Europea

* Sistema Interamericano:

Corte Interamericana de DDHH

Comisión Interamericana de DDHH

* Sistema Africano:

Corte Africana de DDHH

Comisión Africana de DDHH

* Otros mecanismos

 

La lucha contra la corrupción

- 

Corrupción y Derechos Humanos

 

ABOGADOS defensores de los Derechos Humanos

Abogados y derechos humanos

 

Colaboraciones

- 

Patrocinios

- 

Donaciones

 

Portal Web

- 

Condiciones de uso

- 

Uso de cookies

- 

Titularidad web

 

Contactar

Contactar

 

ETICERT

Certificados y sellos éticos

 

 

PRESIDIO PERPETUO Y RUINA MORAL

 


Autor: Prudencio García Martínez de Murguía.

Investigador y consultor de la Fundación Acción Pro Derechos Humanos

Artículo publicado en La Vanguardia, el día 31 de marzo de 2011


Resulta enormemente ilustrativa la lectura de las recientes confesiones de algunos militares chilenos, condenados a largas sentencias de prisión por sus crímenes perpetrados durante la dictadura de Pinochet.  Así, en sus recientes declaraciones al semanario chileno Cambio 21, el mayor Carlos Herrera Jiménez, que cumple pena de presidio perpetuo en el penal militar de Punta Peuco, convicto y confeso de los asesinatos del dirigente sindical Tucapel Rodríguez y del carpintero Juan Alegría, expresa sin tapujos las aberraciones morales que desembocaron en los crímenes pinochetistas.

La perversa degradación de la moral militar sufrida por aquel Ejército y por tantos otros en aquellos años de plomo aparece registrada con meridiana claridad. “Estaba convencido de que, desde la institución militar, se servía eficazmente al país, pues ésta es dirigida y conformada por personas valientes, de honor y revestidos de dignidad, a quienes era necesario obedecer sin titubear (...)  Pero, estaba equivocado”,  procla­­ma hoy.   

“Por la naturaleza de las funciones que cumplí en los servicios de seguridad del gobierno militar –con­­fiesa el mayor- se me tornó difusa la barrera de lo moral, inmoral, y amoral.”  “Además, estaba equivoca­damente convencido que la elite intelectual nacional estaba en la Fuerzas Armadas chilenas,  por ser éstas la última reserva moral de la patria y que sus comandantes eran personas del más alto nivel intelectual, moral y ético. ¿Qué otra cosa iba yo a pensar si la única información que recibía era impartida por el conducto regular militar?” (…)“Por medio de una sostenida y efectiva acción sicológica se nos hizo ver que el ‘enemigo’ era cada día más fuerte, más peligroso, más sanguinario, más traidor, más peligroso para las familias y para nuestro país. El paso del tiempo, la madurez adquirida y el peso de la conciencia  me hicieron comprender que lo obrado anteriormente por esa vía fue un profundo y desatinado error.”

Tras 22 años de prisión, el mayor ha solicitado el indulto presidencial, que le ha sido denegado.

Patético, pero inmensamente clarificador. El envenenamiento ideológico que recibieron aniquiló las conciencias de miles de militares latinoamericanos, convir­tiéndolos en asesinos y torturadores. La amarga confesión de los propios interesados constituye hoy, para el futuro, la más valiosa lección de lo que no debe repetirse jamás.

 


Páginas relacionadas:

Crímenes de Genocidio y Contra la Humanidad

Página sobre la torura

Procesos judiciales y Comisiones de la Verdad por graves violaciones de derechos humanos

Tabla normativa básica de concordancias entre normas en relación a violaciones de derechos humanos

Otros artículos del Autor


 

 

Contacto

 

Puede contactar con Prudencio García Martínez de Murguía a través de la siguiente dirección: