DerechosHumanos.net

Herramientas para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos

Este Portal usa cookies.

Si usa nuestro Portal, acepta

nuestra Política de cookies

COLABORE con nosotros




  Loading

 

Lista de Derechos Humanos

Listado de Derechos Humanos

 

Tabla de Derechos Humanos 2.0

Lista de los derechos humanos con las normas y los mecanismos establecidos para su protección:

- Tabla de Derechos Humanos 2.0 -

 

Protección de los Derechos Humanos

Medidas de protección de los DDHH

Derechos de las víctimas

 

Presentación de DENUNCIAS

por violación de derechos humanos

Mecanismos de denuncia

Cómo denunciar (recomendaciones)

 

Órganos  y Mecanismos de denuncia, supervisión y control

* Sistema de Naciones Unidas:

Consejo de Derechos Humanos

 

 - Procedimiento de denuncia

 

 - Examen Periódico Universal (EPU)

Procedimientos especiales

Órganos de los Tratados (Comités)

* Sistema Europeo:

Tribunal Europeo de DDHH (TEDH)

Tribunal de Justicia de la UE (TJUE)

Comisión Europea

* Sistema Interamericano:

Corte Interamericana de DDHH

Comisión Interamericana de DDHH

* Sistema Africano:

Corte Africana de DDHH

Comisión Africana de DDHH

* Otros mecanismos

 

La lucha contra la corrupción

- 

Corrupción y Derechos Humanos

 

ABOGADOS defensores de los Derechos Humanos

Abogados y derechos humanos

 

Colaboraciones

- 

Patrocinios

- 

Donaciones

 

Portal Web

- 

Condiciones de uso

- 

Uso de cookies

- 

Titularidad web

 

Contactar

Contactar

 

ETICERT

Certificados y sellos éticos

 

 

LA TORTURA SIGUE AHÍ

 


Autor: Prudencio García Martínez de Murguía.

Miembro del Consejo Consultivo de la Fundación Acción Pro Derechos Humanos

Artículo publicado en La Vanguardia (Barcelona), el día 15 de mayo de 2004.


Una vez más nos hallamos frente a una trágica y escandalosa realidad. De nuevo la tortura asoma desvergonzadamente su repugnante rostro, y lo hace en nuestro ámbito occidental. ¿Qué significa, ya entrados en el siglo XXI, la reaparición flagrante de este penoso fenómeno –por muy minoritario que resulte- precisamente en el marco de los ejércitos occidentales más caracterizados?

La crisis de las fotografías sobre las torturas perpetradas por militares norteamericanos sobre presos irakíes en la prisión de Abu Ghraib se agiganta, en una imparable escalada, de consecuencias difícilmente previsibles. Cada día surge algo que empequeñece lo visto, oído y leído el día anterior. “Existen fotos mucho más duras que todas las exhibidas hasta hoy”, reconoce Rumsfeld. Éste –además de reconocer su responsabilidad y prometer indemnizaciones- no sólo ha tenido que soportar las duras andanadas del senador demócrata Ted Kennedy, sino también las implacables acusaciones procedentes de su propio partido. Nada menos que el presidente del Comité de las Fuerzas Armadas del Senado, el republicano John Warner, ha dicho que las actuaciones ya demostradas constituyen “una aterradora ruptura de la conducta y los reglamentos militares, totalmente inaceptable”. El candidato presidencial demócrata, John Kerry, ha apuntado aún más arriba: “Estados Unidos no sólo necesita un nuevo secretario de Defensa. Necesita un nuevo presidente.”

Pero corremos el riesgo de que esta tormenta política –con toda su carga explosiva, máxime a  medio año de las elecciones presidenciales- nos nuble el más importante significado de los hechos. Los hechos que estamos viviendo, mucho más que una crisis política, significan una gravísima crisis de derechos humanos. Si estas fotos nos mostraran a torturadores congoleños o tailandeses haciendo exactamente lo mismo, diríamos: “Ya se sabe: la conocida barbarie africana o asiática, una vez más.” Pero estas fotos nos muestras a torturadores norteamericanos y británicos. Pequeño detalle, que vuelca patas arriba tantos estereotipos de nuestra tranquilidad moral.

¿Qué significa todo esto? Varias cosas. Significa, en primer lugar, que nos hallamos ante una realidad que puede resumirse en estas cuatro palabras: la tortura está ahí. Sigue ahí. Siempre está, siempre sigue, en la oscuridad, en el secreto, en esas áreas subterráneas e inconfesables de la realidad humana y social. A pesar de los Convenios de Ginebra y del Convenio Internacional contra la tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes, suscritos ambos por casi todos los países civilizados (incluidos Estados Unidos y Reino Unido), a pesar de esta valiosa y obligatoria normativa, también en Occidente se sigue humillando, vejando, degradando y torturando.

Significa también que la tortura constituye un penetrante veneno, que actúa como si estuviera  incrustado en lo más profundo de nuestro ser. Como si nuestra naturaleza nos atara a esa forma ignominiosa de barbarie, de manera que ni siquiera las sociedades democráticas más avanzadas lograran sustraerse a esa repugnante maldición.

Pero significa, sobre todo, que no debemos  asumir tal azote como inevitable, sino mantener frente a esa abominable práctica una actitud beligerante. Las primeras rotundas condenas verbales de las autoridades militares estadounidenses y británicas fueron en esa dirección. Pero, hasta la fecha, no se observan las acciones punitivas suficientemente contundentes exigidas por la ley y la moral.


Páginas relacionadas:

Página sobre la tortura

Otros artículos del Autor


 

 

Contacto

 

Puede contactar con Prudencio García Martínez de Murguía a través de la siguiente dirección: