DerechosHumanos.net

Herramientas para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos

Este Portal usa cookies.

Si usa nuestro Portal, acepta

nuestra Política de cookies

COLABORE con nosotros




  Loading

 

Lista de Derechos Humanos

Listado de Derechos Humanos

 

Tabla de Derechos Humanos 2.0

Lista de los derechos humanos con las normas y los mecanismos establecidos para su protección:

- Tabla de Derechos Humanos 2.0 -

 

Protección de los Derechos Humanos

Medidas de protección de los DDHH

Derechos de las víctimas

 

Presentación de DENUNCIAS

por violación de derechos humanos

Mecanismos de denuncia

Cómo denunciar (recomendaciones)

 

Órganos  y Mecanismos de denuncia, supervisión y control

* Sistema de Naciones Unidas:

Consejo de Derechos Humanos

 

 - Procedimiento de denuncia

 

 - Examen Periódico Universal (EPU)

Procedimientos especiales

Órganos de los Tratados (Comités)

* Sistema Europeo:

Tribunal Europeo de DDHH (TEDH)

Tribunal de Justicia de la UE (TJUE)

Comisión Europea

* Sistema Interamericano:

Corte Interamericana de DDHH

Comisión Interamericana de DDHH

* Sistema Africano:

Corte Africana de DDHH

Comisión Africana de DDHH

* Otros mecanismos

 

La lucha contra la corrupción

- 

Corrupción y Derechos Humanos

 

ABOGADOS defensores de los Derechos Humanos

Abogados y derechos humanos

 

Colaboraciones

- 

Patrocinios

- 

Donaciones

 

Portal Web

- 

Condiciones de uso

- 

Uso de cookies

- 

Titularidad web

 

Contactar

Contactar

 

ETICERT

Certificados y sellos éticos

 

 

TORTURA, TIRO EN LA NUCA Y COMUNIÓN DIARIA

 


Autor: Prudencio García Martínez de Murguía.

Miembro del Consejo Consultivo de la Fundación Acción Pro Derechos Humanos

Artículo publicado en El País, el día 5 de marzo de 2001.


Mientras se celebraba el juicio de 1985, en el que fue condenado a prisión perpetua por la Cámara Federal de Buenos Aires, el general Jorge Rafael Videla –acusado de múltiples secuestros, homicidios y torturas como presidente que fue de la Primera Junta Militar tras su acción golpista del 24 de marzo de 1976- se entregaba durante las sesiones de la vista oral a la devota lectura de la Biblia, aislándose así en su propio mundo interior. El general tiene fama de ser ascético, católico sumamente practicante y de comunión diaria. Mientras el juicio se desarrollaba y los testigos, con voz entrecortada por la angustia de sus recuerdos y pesadillas, respondían a las preguntas de los jueces y detallaban los horrores de las torturas a las que fueron sometidos, estallando a veces en un llanto compulsivo en medio del silencio estremecido de la sala, el general, ajeno al drama, saboreaba el Nuevo Testamento, concentrándose presumiblemente en la jugosa parábola del trigo y la cizaña.

Separar la mala hierba de la buena: ésa fue la dura responsabilidad que él tuvo que asumir.  Y para ello no se anduvo por las ramas: secuestro, tortura y tiro en la nuca, todo ello en cantidades masivas, metodología aplicada al margen de la ley a miles de "subversivos" o sospechosos de serlo. El lo sabía todo  -y así lo reconoce- en su calidad de comandante en jefe. A diferencia del general Pinochet, que ahora alega que ni ordenaba ni conocía los excesos cometidos por sus subordinados (delitos por los que todavía puede ser juzgado en Chile), Videla, en cambio, sabedor de que no puede ser nuevamente juzgado por aquellos delitos por los que ya fue condenado y posteriormente indultado, ya no tiene problemas para mostrarse absolutamente rotundo en el reconocimiento de lo que ocurrió.

Y lo que ocurrió lo resume así: “No se podía fusilar. La sociedad argentina no hubiera ‘bancado’ (encajado, soportado) los fusilamientos.” Agrega que, en vista de tal imposibilidad, todos los jefes de las Fuerzas Armadas estuvieron de acuerdo en establecer el método de acción clandestina, consistente en secuestrar, someter a torturas y hacer desaparecer a sus opositores políticos. “No había otra manera. Todos estuvimos de acuerdo, y el que no lo estuvo se fue.”

Sin embargo, el problema no consistía en la carencia de verdugos dispuestos a fusilar. El coronel Seineldín nos manifestaba en entrevista personal en Buenos Aires (entre sus dos insurrecciones de 1988 y 1990) que él, en su momento, "se presentó voluntario para fusilar subversivos, pero su ofrecimiento fue desestimado por sus superiores". Nunca faltan patriotas voluntarios para este tipo de servicios. El problema era que el número de "subversivos" que según Videla y los suyos había que fusilar era tan desmesuradamente alto (decenas de miles) que no sólo la sociedad argentina sino también Europa, el Vaticano, la ONU y La Haya se le hubieran echado encima, y hasta los Estados Unidos (tan comprensivos y tolerantes con las formas clandestinas de ejecución en América Latina) hubieran puesto el grito en el cielo ante tamaña matanza, ejecutada a la luz pública y por vía oficial. En cambio, esa misma masacre, si era perpetrada en la sombra, podía gozar -como así fue- de un cierto grado de tolerancia e inhibición por parte de algunos importantes poderes de la comunidad internacional. Recordemos -como simple ejemplo, y por la parte que nos toca- que, por aquellos años, un embajador español manifestaba públicamente que "los militares argentinos estaban haciendo lo que tenían que hacer."

El general Videla cree firmemente –y no es el único- que la tortura es una práctica necesaria, perfectamente normal y absolutamente cotidiana, incluso en tiempo de paz. "Estoy seguro", afirma, "de que en este momento en alguna comisaría (argentina) se está torturando, porque cuando se quiere llevar adelante una investigación en serio..." Esta frase inacabada, que el general termina con esos siniestros puntos suspensivos, tiene muy fácil traducción: "Toda investigación seria requiere de la tortura para ser eficaz". En otras palabras: la tortura como práctica habitual, diaria y común. Entre 1976 y 1980, como jefe del Ejército y de la Primera Junta Militar, imbuido de su sagrada misión evangélica de separar la cizaña del trigo, así lo asumió, lo ordenó y lo dirigió: a escala masiva y cotidiana. Sin perjuicio de su comunión, cotidiana también.

Con ello se inscribía en una antiquísima tradición, romana y española: la del “Digesto” de Justiniano (libro LVIII, capítulo XVIII, “De Questionibus”, sobre las formas adecuadas de interrogatorio bajo tortura en el curso de una investigación), y, sobre todo, la de nuestro gran Alfonso X El Sabio, quien, en “Las Siete Partidas” nos legó esta sabrosa definición: “Tormento es una manera de prueba  que hallaron los que fueron amadores de la justicia.” Y que, en su Partida VII, título 30, “De los tormentos”,  nos dejó esta otra joya: “Los prudentes antiguos han considerado bueno tormentar a los hombres, para sacar dellos la verdad.”

El general Jorge Rafael Videla podrá ser acusado de muchas cosas, pero no de carecer de antecesores de ilustre condición.


Páginas relacionadas:

Crímenes de Genocidio y Contra la Humanidad

Página sobre la tortura

Otros artículos del Autor


 

 

Contacto

 

Puede contactar con Prudencio García Martínez de Murguía a través de la siguiente dirección: