DerechosHumanos.net

Herramientas para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos

Este Portal usa cookies.

Si usa nuestro Portal, acepta

nuestra Política de cookies

COLABORE con nosotros




  Loading

 

Lista de Derechos Humanos

Listado de Derechos Humanos

 

Tabla de Derechos Humanos 2.0

Lista de los derechos humanos con las normas y los mecanismos establecidos para su protección:

- Tabla de Derechos Humanos 2.0 -

 

Protección de los Derechos Humanos

Medidas de protección de los DDHH

Derechos de las víctimas

 

Presentación de DENUNCIAS

por violación de derechos humanos

Mecanismos de denuncia

Cómo denunciar (recomendaciones)

 

Órganos  y Mecanismos de denuncia, supervisión y control

* Sistema de Naciones Unidas:

Consejo de Derechos Humanos

 

 - Procedimiento de denuncia

 

 - Examen Periódico Universal (EPU)

Procedimientos especiales

Órganos de los Tratados (Comités)

* Sistema Europeo:

Tribunal Europeo de DDHH (TEDH)

Tribunal de Justicia de la UE (TJUE)

Comisión Europea

* Sistema Interamericano:

Corte Interamericana de DDHH

Comisión Interamericana de DDHH

* Sistema Africano:

Corte Africana de DDHH

Comisión Africana de DDHH

* Otros mecanismos

 

La lucha contra la corrupción

- 

Corrupción y Derechos Humanos

 

ABOGADOS defensores de los Derechos Humanos

Abogados y derechos humanos

 

Colaboraciones

- 

Patrocinios

- 

Donaciones

 

Portal Web

- 

Condiciones de uso

- 

Uso de cookies

- 

Titularidad web

 

Contactar

Contactar

 

ETICERT

Certificados y sellos éticos

 

 

MÁS DRAMA EN GUATEMALA

 


Autor: Prudencio García Martínez de Murguía.

Miembro del Consejo Consultivo de la Fundación Acción Pro Derechos Humanos

Artículo publicado en La Vanguardia (Barcelona), el día 4 de noviembre de 2000.


Durante 35 años (1962-96), Guatemala vivió un sangriento conflicto civil, con más de 200.000 muertos y otro enorme número de víctimas de todo tipo: cientos de miles de heridos y de huérfanos, desaparición de miles de personas, muchos de ellos niños mayas, y otra enorme cifra de desplazados de la población indígena, que hubieron de huir ante la crueldad de la masiva represión militar. Pero los máximos horrores de aquel conflicto quedaron concentrados en cinco años: el quinquenio negro, de 1978-83. Este periodo correspondió a las presidencias de dos militares golpistas: el sangriento mandato del general Romeo Lucas García, y el período, aun más aciago y sangriento, del general Efraín Ríos Montt, que derribó a su antecesor mediante otro golpe militar, substituyéndolo en el poder y superando la magnitud de su barbarie represiva.

La CEH (Comisión de Esclarecimiento Histórico de la ONU sobre Guatemala), en su informe de 3.800 páginas en doce tomos (1999), detalla innumerables testimonios sobre las atrocidades cometidas, especialmente durante aquellos cinco años, bajo las dos presidencias citadas. He aquí dos de sus párrafos, en los que se compendian los puntos más comunes de aquellas masacres:

“La mutilación de miembros, los dedos de los pies o de las manos, la mano entera, o partes de la cara, o la lengua, era algo común a muchos torturados. Sobre todo arrancar la lengua, los ojos, era una práctica común, y los cadáveres eran botados (arrojados) posteriormente en las calles o en las plazas para infundir terror. La mutilación de los órganos sexuales de los hombres fue aplicada  sistemáticamente.” (Tomo II de la CEH, párrafo 2251)

“En la mayoría de las masacres se han evidenciado múltiples actos de ferocidad que antecedieron, acompañaron o siguieron a la muerte de las víctimas. El asesinato de niños y niñas indefensos, a quienes se dio muerte en muchas ocasiones golpeándolos contra paredes o tirándolos vivos a fosas sobre las cuales se lanzaron más tarde los cadáveres de los adultos; la amputación o extracción traumática de los miembros; los empalamientos; el asesinato de personas rociadas con gasolina y quemadas vivas; la extracción de vísceras de víctimas todavía vivas en presencia de otras; la reclusión de personas ya mortalmente torturadas, manteniéndolas durante días en estado agónico; la abertura de los vientres de las mujeres embarazadas y otras acciones igualmente atroces constituyeron no sólo actos de extrema crueldad sobre las víctimas, sino, además, un desquiciamiento que degradó moralmente a los victimarios, y a quienes inspiraron, ordenaron o toleraron estas acciones.” (Tomo V de la CEH, párrafo 87).

Uno de los máximos responsables de aquel atroz genocidio  –probablemente el máximo, en términos absolutos- no fue otro que el general Ríos Montt. Ahora, un nuevo episodio, uno más entre tantos en la misma dirección –dirección al desastre-, viene a añadir nuevas perspectivas de siniestra sombra sobre el futuro de aquel infortunado país. Como es sabido, el ya citado general Ríos Montt encabeza el partido Frente Republicano Guatemalteco (FRG), que ejerce el poder en el actual período presidencial que ahora toca a su fin. En las anteriores elecciones el general no pudo optar a la presidencia, pues la vigente Constitución prohíbe la candidatura presidencial a todo aquél que llegó al poder mediante un golpe de Estado. Por ello, en las anteriores elecciones Ríos designó para ese puesto a un político de su partido, joven y de escaso relieve –el actual presidente Portillo-, reservándose para sí mismo nada menos que la presidencia del Parlamento, desde la cual ha seguido ejerciendo el verdadero poder.

Durante largo tiempo de forcejeo judicial y extrajudicial, el general golpista y masivo violador de los derechos humanos ha pugnado por presentar su candidatura a la presidencia, a pesar de dicha prohibición, ratificada por la Corte Suprema. En su día, una multitud de riomontistas, armados de machetes y gruesos garrotes, llegaron a la capital e iniciaron una serie de actos vandálicos, ante la deliberada pasividad policial, con objeto de amedrentar a los partidos de la oposición y presionar al máximo a la Corte de Constitucionalidad. Finalmente, ésta falló admitiendo la candidatura del sanguinario general. De esta forma, Ríos (de Sangre) Montt -así lo denominan los carteles de la oposición-, podrá presentarse a las elecciones presidenciales del próximo día 9 de noviembre. He aquí el –por ahora- último acto del interminable drama guatemalteco. 


Páginas relacionadas:

El libro "El genocidio de Guatemala"

Crímenes de Genocidio y Contra la Humanidad

Página sobre la tortura

Otros artículos del Autor


 

 

Contacto

 

Puede contactar con Prudencio García Martínez de Murguía a través de la siguiente dirección: