DerechosHumanos.net

Herramientas para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos

Este Portal usa cookies.

Si usa nuestro Portal, acepta

nuestra Política de cookies

COLABORE con nosotros




  Loading

 

Lista de Derechos Humanos

Listado de Derechos Humanos

 

Tabla de Derechos Humanos 2.0

Lista de los derechos humanos con las normas y los mecanismos establecidos para su protección:

- Tabla de Derechos Humanos 2.0 -

 

Protección de los Derechos Humanos

Medidas de protección de los DDHH

Derechos de las víctimas

 

Presentación de DENUNCIAS

por violación de derechos humanos

Mecanismos de denuncia

Cómo denunciar (recomendaciones)

 

Órganos  y Mecanismos de denuncia, supervisión y control

* Sistema de Naciones Unidas:

Consejo de Derechos Humanos

 

 - Procedimiento de denuncia

 

 - Examen Periódico Universal (EPU)

Procedimientos especiales

Órganos de los Tratados (Comités)

* Sistema Europeo:

Tribunal Europeo de DDHH (TEDH)

Tribunal de Justicia de la UE (TJUE)

Comisión Europea

* Sistema Interamericano:

Corte Interamericana de DDHH

Comisión Interamericana de DDHH

* Sistema Africano:

Corte Africana de DDHH

Comisión Africana de DDHH

* Otros mecanismos

 

La lucha contra la corrupción

- 

Corrupción y Derechos Humanos

 

ABOGADOS defensores de los Derechos Humanos

Abogados y derechos humanos

 

Colaboraciones

- 

Patrocinios

- 

Donaciones

 

Portal Web

- 

Condiciones de uso

- 

Uso de cookies

- 

Titularidad web

 

Contactar

Contactar

 

ETICERT

Certificados y sellos éticos

 

 

LA INDIGNA VENTAJA DE PINOCHET

 


Autor: Prudencio García Martínez de Murguía.

Miembro del Consejo Consultivo de la Fundación Acción Pro Derechos Humanos

Artículo publicado en El Periódico (Barcelona), el día 18 de enero de 1999.


Hoy se inicia en Londres, ante los siete jueces lores designados al efecto, la nueva vista sobre la concesión o denegación de inmunidad al general Augusto Pinochet. Con ello vuelve a ponerse de manifiesto, una vez más, el flagrante contraste entre los valores de la democracia y los de quienes la desprecian; entre quienes valoran los derechos humanos y quienes están dispuestos a violentarlos con la mayor brutalidad.

Los grandes o pequeños dictadores y golpistas que derriban la democracia de un país, violando toda clase de derechos humanos, disfrutan siempre de grandes ventajas, sea cual fuere el resultado de su actuación. Si su golpe es coronado por el éxito asumen su condición de heroicos salvadores de la patria, y, a partir de ahí, secuestran, torturan, asesinan con o sin simulacro de juicio, despreciando todas las garantías y derechos de sus víctimas, asegurándose después una impunidad que pretenden definitiva y total. Si, por el contrario, su golpe fracasa, o bien si triunfa pero años después se ven alcanzados por la justicia, en tal caso son juzgados por una sociedad democrática, que les ofrece todas las garantías que ellos pisotearon sin compasión.

¿Deben concederse plenas garantías a quien siempre se mofó de ellas? Sin duda que sí. Ahí radica, en buena parte, la grandeza y la servidumbre de la democracia, frente a la miseria moral de sus aniquiladores, que siempre juegan con esa indigna pero descomunal ventaja a su favor. Pero aunque así sea, y aunque así tenga que ser, no deja de resultar irritante esa bastarda condición de jugadores de ventaja tan sistemáticamente aprovechada por la conocida ralea de golpistas, asesinos, torturadores y represores de sus pueblos, con su partida siempre amañada a su favor. Posición impúdicamente ventajista, al reservarse para sí un ilimitado margen para el juego sucio -incluyendo violaciones masivas de derechos humanos- en su trágico envite, siempre con las cartas marcadas, siempre con los dados cargados por ese innoble recurso a una barbarie que sus adversarios demócratas no están dispuestos a utilizar. Por añadidura, esa grandeza inherente a la verdadera democracia –la concesión de garantías humanitarias y procesales incluso a sus peores enemigos- nunca es contemplada por éstos como tal grandeza, sino como una ridícula debilidad del adversario, susceptible de ser hábilmente aprovechada, pues siempre juega a su favor.

Obsérvese, además, que los represores más criminales, al igual que los más temibles gangsters, los más indeseables traficantes y los más desalmados mafiosos, cuando les llega –si les llega- la hora de comparecer ante la justicia de una sociedad democrática, siempre gozan de una defensa del máximo nivel de eficacia y profesionalidad. Y ello no sólo por la justicia escrupulosamente garantista que la democracia ofrece incluso a sujetos como Augusto Pinochet –esa democracia cuyas garantías ellos utilizan y exprimen tanto como desprecian-, sino también por otro factor adicional: porque sus boyantes cuentas bancarias en Suiza y otros santuarios les permiten contratar lo más caro y exquisito de la abogacía mercenaria nacional e internacional. Siempre han existido carísimos especialistas, minuciosos conocedores de las legislaciones nacionales e internacionales, capaces de hacer portentosos malabarismos con la Ley para mejor burlar a la Justicia.

Nunca falta, en efecto, un prestigioso bufete Kingsley Napley ni una reputada Clare Montgomery dispuestos a asumir –por la adecuada cifra en dólares o en libras- la defensa de un gran represor y criminal,  buscando su puesta en libertad no mediante la negación de sus abominables crímenes –negación tan imposible como innecesaria para su línea de defensa- sino demostrando, por ejemplo, la vinculación de uno de los jueces lores que le negaron la inmunidad con una organización de caridad dependiente de Amnesty International. He aquí otro de los prodigiosos logros de una justicia democrática y garantista a ultranza, hábilmente manejada por letrados sin escrúpulos: los miles de crímenes y torturas no bastan en absoluto para asegurar el castigo del criminal que los ordenó cometer, pero esa vinculación de uno de sus jueces con una honorable organización humanitaria sí que basta para descalificar su voto, contrario a la inmunidad soberana del criminal. El cual, por esta minucia, podría volver a recuperar su libertad sin llegar a ser juzgado jamás.

Esperemos que esta vez, sin perjuicio de su tradicional posición garantizadora de los derechos de los grandes criminales, aun así, la Justicia británica acabe también considerando los derechos de los miles de víctimas causadas por el general Pinochet, y los de todas aquellas futuras víctimas que otros dirigentes de su misma calaña podrían causar si siguieran viendo garantizada su impunidad dentro y fuera de su país. Si Pinochet no reconoció fronteras, ordenando numerosos crímenes dentro y fuera de Chile, la Justicia también ha de remontarse por encima de las fronteras a la hora de juzgarle, asumiendo su propio ámbito universal.


Páginas relacionadas:

Caso Pinochet y Dictadura militar en Chile

Crímenes de Genocidio y Contra la Humanidad

Página sobre la tortura

Otros artículos del Autor


 

 

Contacto

 

Puede contactar con Prudencio García Martínez de Murguía a través de la siguiente dirección: